¿Qué está pasando con las TITULACIONES NÁUTICAS DE RECREO?

Que el acceso a las diferentes titulaciones náuticas necesita una urgente y profunda reforma es algo evidente y necesario. Desde ANAVRE venimos reivindicándolo desde enero de 2015, fecha que entró en vigor el RD 875/2014 de 10 de octubre dada las lagunas y carencias del mismo sin que sus responsables, la DGMM a nivel nacional, pongan orden a esta situación cada día más en contra de los que tras gastar tiempo y dinero, ven como sus aspiraciones se ven segadas por estar sujetas a los caprichos de una administración dominada por los grandes “lobbies” y donde la mayoría de las alegaciones de las diferentes asociaciones de navegantes son rechazadas sistemáticamente.

Los diferentes “reinos de taifas” en los que se han convertido las CCAA al interpretar este RD/875/2014 de 10 de octubre llega hasta el punto que existen TRES tipos de aplicación diferentes para la obtención de las titulaciones de PY o CY. En ciertas CCAA, para el acceso a las pruebas, sólo exigen el abono de las tasas, en otras tener aprobado la prueba teórica del título inferior y en otras la titulación inferior, este último caso es la aplicación que se impone en Andalucía, fundamentándola en una orden autonómica de 2009 que debió ser derogada en el momento que el RD/875/2014 entró en vigor. Otras, como la DGMM, que antes no exigía ningún requisito, ahora exige el de tener aprobado la prueba teórica, y por último otras, como la de la Comunidad Autonómica de Ceuta, sobre todo tras los acuerdo alcanzados con ANAVRE, no exigen ningún requisito. Desde ANAVRE, siempre hemos defendido que para la presentación a las pruebas teóricas NO debería exigirse ningún requisito, desplazando estas exigencias a la solicitud del título que al fin y cabo es lo que nos habilita para el desempeño de las atribuciones.

Otra prueba de esta “desarmonización” la encontramos en la elaboración de las diferentes pruebas teóricas de las diferentes titulaciones, donde destacan sobre todo las realizadas por Andalucía y por la propia DGMM, lo que no quiere decir que no existan en otras CCAA. Aquí nos encontramos con redacciones de preguntas a veces ininteligibles, preguntas fuera del programa, respuestas erróneas e incluso resoluciones de los Tribunales que demuestran nulo conocimiento de la materia lo que los debería de incapacitar para continuar ejerciendo como tales.

Todos estos hechos han sido denunciados por ANAVRE tanto ante el Instituto Andaluz del Deporte, organismo responsable dentro de la comunidad andaluza de estas pruebas, como antes la DGMM, sin que hasta el momento hayamos tenido respuestas a nuestras reivindicaciones.

Una vez más reivindicamos a la DGMM como la máxima responsable, que ponga orden en este caos y así evitar agravios comparativos entre los ciudadanos de las diferentes CCAA y la realización de unas pruebas objetivas con preguntas en función de los diferentes programas.

Para ello solicitamos una profunda modificación del RD/874/2014 de 10 de octubre donde alcancemos un conceso entre las Asociaciones de Navegantes y la DGMM.