SUGERENCIA MODIFICACIONES APPA ANDALUCÍA

INTRODUCCIÓN

Es evidente que hoy en día nadie podría discutir la importancia que genera el Turismo en nuestra Comunidad Autónoma, y los esfuerzos que se realiza desde la Administración para dotar a los sectores turísticos (turoperadores, hoteles, campos de golf, etc.) de recursos que, de alguna manera, se traduzcan en una mejora de su competitividad.

Desde ANAVRE y la Asociación de empresas náuticas de Sancti Petri, con el apoyo de la AETC (Asociación de empresas Turísticas de Cádiz), creemos que ha llegado el momento de proponernos entre todos los agentes implicados el objetivo de conceder al turismo náutico de Andalucía el protagonismo que le corresponde dentro del sector turístico como actividad fundamental, y en los últimos años muy en alza, en la economía de la Comunidad y muy directamente en el mercado laboral. Tenemos la seguridad de que ello es posible, si exportamos el tratamiento que se le viene dando desde hace años en otras comunidades autónomas (Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana) al sector náutico donde, desde sus Administraciones se ha comprobado que el turismo náutico es un valor seguro en un mercado bastante solvente y que actualmente se encuentra en alza y en continua expansión.

Con la publicación en 2019 del Real Decreto 238/2019, de 5 de abril, por el que se establecen habilitaciones anejas a las titulaciones náuticas para el gobierno de las embarcaciones de recreo, se abre un campo muy importante no solo para la creación de puestos de trabajo, si no para la creación de pequeñas empresas pertenecientes a este sector.

Este documento tiene la intención y el objetivo de poder informar, asesorar y en la medida de lo posible poder influenciar en las decisiones a tomar para la, más que necesaria, reforma de algunos aspectos de las infraestructuras portuarias y/o en la gestión de los puertos públicos de Andalucía.

SUGERENCIAS

Para empezar a comprometernos con el fundamento de este sector, debiéramos comenzar a trabajar en reestructurar las infraestructuras que les son necesarias para la realización de su actividad, al igual que con la agilización de trámites que, a día de hoy, se tornan, muchos de ellos, obsoletos y en farragosos, que, en cierta medida, incluso impiden el desarrollo emprendedor en muchos casos. Y todo esto, debiera ser acompañado de una fiscalización e inspección óptima en cada caso, que vele por el buen uso del dominio público y de sus concesiones a entidades privadas.

Existen puertos dentro de la red de APPA que están situados estratégicamente junto a ciudades que en los últimos años han experimentado un auge turístico muy importante. Hay que intentar adaptar esas infraestructuras portuarias para que puedan dar servicio a esa demanda originada por el aumento del turismo, como por ejemplo el puerto de Barbate, con pedanías como Caños de Meca o Zahara de los Atunes en su cercanía, o el puerto de Conil (que actualmente es pesquero y prácticamente sin actividad turística).

Para ello, habría que facilitar el uso portuario a empresas que oferten servicios a esa demanda. El puerto de Barbate, por ejemplo, aunque hay muchos más, tiene todas sus instalaciones (muchos locales portuarios, además de muchos atraques) sin uso, debido a la mala gestión que se hace de ellas y a tasas abusivas que derivan en que el puerto esté completamente vacío. Un puerto sin actividad genera prácticamente los mismos gastos que con una actividad completa, con la diferencia de que si no es sostenible por sí mismo, hay que sostenerlo con dinero público y entonces la gestión se torna ineficiente, sin que nadie, incluido la dirección del puerto, haga nada para paliar esa situación, pues la cadena jerárquica encargada de la gestión de los puertos públicos de Andalucía lleva muchísimos años estancada en la pasividad y sin autoimponerse ningún tipo de presión, lo que debiera ser lógica cuando se tratase de dinero público, para tener que competir con el sector privado. Todo ello ha derivado en una realidad aplastante para los intereses de la Administración pública de Andalucía y para los propios ciudadanos, hoy por hoy, las tasas portuarias de las entidades privadas son más competitivas (en algunos casos, de manera escandalosa) que la de los puertos públicos, ofrecen mejores servicios y son mucho más ágiles en su gestión diaria, consecuentemente el resultado es que los puertos públicos están prácticamente vacíos mientras que los de gestión privada están llenos y con lista de espera. Evidentemente, esto no tendría la misma importancia, si los gastos de esa mala gestión y la pasividad por no dar una solución acorde a nuestras necesidades, no lo soportásemos todos los andaluces.

Desde ANAVRE al igual que desde la asociaciones que nos apoyan, creemos que la solución es muy sencilla, sólo obedece a voluntad política de imponer, dentro de sus competencias, una mejor gestión de los usos portuarios aplicando reglas, que ya existen, muy sencillas, haciéndolo desde el uso del conocimiento del sector y no con cargos directivos que operan desde un despacho sin tener idea alguna de lo que es un puerto deportivo o pesquero, sin cocimiento del sector náutico y/o pesquero, con el resto de agentes implicados y no imponiendo unos criterios unilaterales, como se ha venido haciendo hasta ahora y, sobre todo, desarrollando y aplicando el sentido común en la gestión.

Los puertos de Andalucía, actualmente están gestionados conforme a un baremo de bonificación en las tarifas anuales que clasifica al puerto por categorías en función de si existe o no lista de espera, y no en función de los servicios que presta. El ejemplo más evidente lo tenemos en el puerto de Sancti Petri que dada su peculiaridad de ser un puerto deportivo pequeño, con sólo 80 atraques, y situado en un entorno donde se realizan la mayoría de los deportes náuticos de la provincia de Cádiz, tiene carencia de muchos servicios que los usuarios no pueden disfrutar, aun así , tiene las mismas tarifas o superiores que otros puertos de la misma Agencia que tienen esos servicios que se reclaman, por parte de los agentes implicados, en este Puerto desde hace muchos años.

Servicios a tener en cuenta que no existen en el Puerto deportivo de Sancti Petri, a pesar de tener la tarificación anual más alta:
• Marina Seca organizada para reparaciones y puesta a punto de embarcaciones de las empresas y usuarios. • Servicio de travelling y grúa para movimientos de embarcaciones. • Gasolinera para que reposten las embarcaciones con seguridad en un espacio habilitado para ello, y no se vean, los usuarios, obligados a estar transportando petacas de gasolina en sus propios coches (cosa prohibida) y repostando las embarcaciones en los pantalones, con la inseguridad y riesgo de vertidos que ese acto conlleva. • Servicio de guarda de seguridad, al menos por las noches, ya que el marinero se muestra incapaz de atenuar cualquier acto de vandalismo que pueda surgir. • Servicio de marinería especializada y titulada para el cumplimiento eficaz de sus atribuciones, capaces de ayudar y solventar cualquier situación comprometida para las embarcaciones y/o sus usuarios.

• Servicio de embarcación de rescate y marinero en cada turno que esté capacitado y habilitado para tripularla. • Servicio de comunicaciones eficaz en banda marina. Actualmente operan con walkie talkies con una cobertura minina. • Zona habilitada para que las empresas náutica autorizadas puedan operar sin interferir su trabajo con el público en general. • Una reivindicación histórica en el puerto de Sancti Petri, es tratar con máxima eficiencia el poco terreno portuario existente. Hay explanadas no utilizadas y abandonadas sin darle uso comercial existiendo demanda para ello, hay zonas en espera de concurso público con muchísima demanda que llevan en espera más de 4 años, representando esto la máxima dejadez en la eficacia y la eficiencia en la gestión portuaria, sin que nadie sea capaz de dar la más mínima explicación lógica a esa dejadez y a esa demanda sin atender. • En Sancti Petri la rampa de botadura de embarcaciones representa, en la época estival un verdadero problema, que a veces, roza hasta la inseguridad por el enorme embotellamiento que se produce en horas puntas o en días festivos. Este puerto cuenta con una segunda rampa de botadura dentro de sus terrenos portuarios que la mantiene cerrada para que dos o tres veces al año se varen en sus explanada alguna embarcación pesquera, estando el resto del año sin uso alguno. Sería fundamental que se habilitase dicha rampa, al menos en la temporada estival, para la botadura de embarcaciones de recreo, absorbiendo ésta gran parte del volumen de embarcaciones que solicitan la botadura y varada diariamente en la temporada de verano y, de esta manera, descongestionando la rampa principal donde las empresas ejercen su actividad náutica, evitando de esta manera la interacción de la actividad náutica comercial con la varada y botadura de embarcaciones de recreo, que a veces, incluso provoca situaciones de inseguridad y peligro.

Como se puede comprobar se trata de unos servicios esenciales para que el usuario pueda operar con seguridad y, en el caso de las empresas náuticas autorizadas, puedan trabajar en el puerto deportivo con unas mínimas garantías.

SOLICITAMOS

Es por todo lo expuesto desde ANAVRE solicitamos, de una forma relativamente urgente, en pro de la consecución de los objetivos señalados anteriormente, las siguientes peticiones para que las empresas del sector náutico autorizadas por APPA y los usuarios de embarcaciones de recreo con contrato de atraque en las instalaciones portuarias de la Agencia, puedan operar con seguridad en el puerto y en sus instalaciones y acceder a la mejora de los servicios ofertados:
• Creación de un registro de empresas homologadas que puedan actuar en el Puerto deportivo donde tengan base y que tengan permiso especial de APPA para desarrollar su actividad en dicho Puerto, con la intención de luchar contra la actividad náutica ilegal que se viene desarrollando en los puertos sin control alguno.
• Abaratamiento de tasas para amoldarlas a la realidad náutica y con la intención de hacer los puertos más competitivos frente a la oferta privada. Revisión de las tasas aplicables a las empresas para intentar hacer el sector del turismo náutico algo más competitivo en Andalucía, aunque está reivindicación de tratará con mas profundidad en las propuestas al Proyecto de la nueva Ley de tasas y precios públicos.
• Clasificar los Puertos deportivos por categorías en función de los servicios que se presten a los usuarios y a las empresas náuticas, y no en función de las listas de espera, ya que los usuarios de un puerto pequeño como, por ejemplo, el puerto de Sancti Petri, estarán siempre condenados al abono de tasas sin bonificación alguna en sus contratos, debido a que en este tipo de puertos, dado su menor número de plazas de atraques, siempre existirá lista de espera que anulen la posibilidad de una bonificación en sus contratos. Y a pesar de abonar el tope de tasas, este puerto carece de los servicios anteriormente mencionados.
• Uso de Rampa gratuitos para las embarcaciones que tengan asignado algún tipo de contrato de atraque anual, y en el caso de las empresas homologadas y autorizadas por APPA, aunque no sean contratos anuales.
• Uso del Pantalán de espera. Se solicita se puedan utilizar todos los pantalanes de espera de todos los puertos de APPA para que las empresas náuticas usuarias de cualquiera de sus puertos, puedan embarcar o desembarcar cuando vayan de transeúntes o de paso sin costes alguno, como medida coherente para el fomento del turismo náutico en Andalucía.

• Solicitud de Atraques preferentes para las temporadas estivales en los puertos gestionados por APPA para las empresas náuticas autorizadas, sin tener que esperar fechas establecidas para los particulares. Por el motivo que para una empresa que gestiona su actividad en un puerto en concreto, puede ser de vital importancia para su gestión comercial acceder a un atraque en la época estival para embarcaciones de apoyo a la actividad en la época de mayor afluencia de turismo.
• Que la empresa que tenga varias embarcaciones en atraques se les aplique unos descuentos especiales en base a ese número de embarcaciones.
• Que las empresas puedan utilizar sus atraques contratados, para distintas embarcaciones, aunque el contrato base lo tenga otra embarcación, tal y como ya ocurría con el convenio firmado por la antigua Estación Náutica de Cádiz y que lleva, al menos tres años en revisión para su renovación.
• Uso de los servicios y vestuarios para los clientes de las empresas, respetando las normas de uso.
• Poder utilizar otros atraques de otros puertos en el caso de no usar el atraque propio del puerto base que se tenga en Sancti Petri. Al igual que la APPA puede utilizar el atraque contratado por un usuario cuando este se encuentra fuera de su atraque por diversos días, sería justo que los usuarios pudiesen usar, al menos por un tiempo definido y previa reserva, algún atraque disponible en puertos de la misma categoría al que paga su contrato anual. Si se arriba a puertos de mayor categoría, se pagaría la diferencia.
• En los puertos con más actividad comercial náutica y con mayor volumen de empresas náuticas, se podría estudiar la concesión de una lámina de agua en concesión, para gestionar por las empresas que estén homologadas por APPA, para la colocación de un pantalán propio para las empresas que estén operando en dicho puerto y de esta manera poder separar, en la medida de lo posible, la actividad comercial de la actividad náutica de recreo.

SEPTIEMBRE 2020